Usted está aquí:noticias·empresas

El consejo de administración de la alemana Vossloh ha confirmado este miércoles que ha llegado a un acuerdo con Stadler Rail para la venta de la filial española dedicada a la fabricación de material rodante, Vossloh Rail Vehicles. A cambio de cederle la instalación en España, la empresa suiza abonará a Vossloh 48 millones de euros y se hara cargo de la deuda que la unidad de Valencia tiene con su antigua matriz.

El mayor experimento liberalizador del sector ferroviario de los pocos realizados en Europa, el de Reino Unido, podría tocar a su fin dentro de cinco años si Jeremy Corbyn llega al poder y cumple con uno de los compromisos más sonados de los que le han aupado hasta el liderazgo del partido laborista: acabar con la caótica privatización.

El Gobierno de Reino Unido ha confirmado esta semana la venta de su participación en la operadora internacional de servicios de viajeros Eurostar por 585,1 millones de libras, unos 806,7 millones de euros. La venta, que el ejecutivo del país había planeado ejecutar hace ya dos años, pondrá en manos de dos fondos de pensiones -uno británico, el otro canadiense- cuatro de cada diez acciones de la empresa ferroviaria que conecta Londres con Bruselas y París.

SNCF, la empresa pública ferroviaria francesa encargada de prestar el servicio de transporte de viajeros en Francia (y pronto también de la gestión de la infraestructura), ha hecho públicos y accesibles los datos de posición de sus trenes, lo que permitirá conocer a todos los usuarios cuál es la situación de los vehículos en tiempo real y observar de un vistazo en un mapa el comportamiento del tráfico ferroviario.

Network Rail, el administrador de infraestructuras británico que hasta ahora operaba fuera del ámbito de la contabilidad nacional, ha pasado a depender íntegramente de los contribuyentes británicos. Desde el pasado lunes, éstos ya pueden presumir de que su sistema ferroviario atesora nada menos que 43.000 millones de euros en deuda, y de que la mitad inferior del sistema vía+tren ha sido, a todos los efectos, nacionalizada.

El Legislativo francés aprobó esta semana la reforma del sector ferroviario, en virtud de la cual desaparece el administrador de infraestructuras RFF y toda la gestión de la red vuelve a manos de la operadora pública SNCF.

Presionada por los dos estados sobre los que cabalga (y forzados éstos a su vez por la Comisión Europea) la propietaria del túnel bajo el Canal de La Mancha va a rebajar las tarifas que le cobra a los demás operadores ferroviarios de mercancías y que, siguiendo las reglas de todo buen monopolio privado, hasta ahora mantenía en un nivel intencionadamente alto.

National Express, la compañía responsable del mayor fiasco asociado a la liberalización del sector ferroviario en Reino Unido, ya está lista para operar en España a través de su filial Alsa, tras obtener ésta la licencia de empresa ferroviaria de manos del Ministerio de Fomento.

Todas las compañías ferroviarias de la Unión Europea están, desde la semana pasada, obligadas a indemnizar por retraso a los viajeros en los casos de interrupción del servicio que hasta ahora se excusaban bajo la cláusula de fuerza mayor, como huelgas, inclemencias meteorológicas o desastres naturales. Así lo ha determinado el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en una decisión solicitada por un tribunal austriaco con la intención de que la corte aclarase el sentido de la regulación actual.

Siemens ha denunciado ante las autoridades de defensa de la competencia de Brasil la existencia de un cártel que, según su relato, se habría repartido las adjudicaciones de contratos de suministro del sector ferroviario en ese país y del que formaron parte tanto la propia fabricante alemana como Alstom, CAF, Bombardier y Mitsui.

Página 1 de 3
Copyright 2011. Joomla 1.7 templates. 2003-2015 - Fernando Puente