Usted está aquí:noticias·empresas

El Legislativo francés aprobó esta semana la reforma del sector ferroviario, en virtud de la cual desaparece el administrador de infraestructuras RFF y toda la gestión de la red vuelve a manos de la operadora pública SNCF.

La tan cacareada proyección exterior del sector ferroviario español, bandera de incontables discursos prefabricados y ya instalada en el kit de lugares comunes en prensa, no es más que un relumbrón, como se puede comprobar con sólo mirar de vez en cuando hacia fuera. Un exhaustivo estudio sobre el mercado publicado por la alemana SCI Verkehr revela que no hay ningún fabricante de material rodante con sede en España que esté entre los diez primeros del mundo.

Presionada por los dos estados sobre los que cabalga (y forzados éstos a su vez por la Comisión Europea) la propietaria del túnel bajo el Canal de La Mancha va a rebajar las tarifas que le cobra a los demás operadores ferroviarios de mercancías y que, siguiendo las reglas de todo buen monopolio privado, hasta ahora mantenía en un nivel intencionadamente alto.

National Express, la compañía responsable del mayor fiasco asociado a la liberalización del sector ferroviario en Reino Unido, ya está lista para operar en España a través de su filial Alsa, tras obtener ésta la licencia de empresa ferroviaria de manos del Ministerio de Fomento.

Todas las compañías ferroviarias de la Unión Europea están, desde la semana pasada, obligadas a indemnizar por retraso a los viajeros en los casos de interrupción del servicio que hasta ahora se excusaban bajo la cláusula de fuerza mayor, como huelgas, inclemencias meteorológicas o desastres naturales. Así lo ha determinado el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en una decisión solicitada por un tribunal austriaco con la intención de que la corte aclarase el sentido de la regulación actual.

Siemens ha denunciado ante las autoridades de defensa de la competencia de Brasil la existencia de un cártel que, según su relato, se habría repartido las adjudicaciones de contratos de suministro del sector ferroviario en ese país y del que formaron parte tanto la propia fabricante alemana como Alstom, CAF, Bombardier y Mitsui.

Thalys International, la operadora de servicios de transporte de viajeros entre París, Bruselas, Amsterdam y Colonia, se convertirá en una sociedad independiente (actualmente tiene la forma jurídica de sociedad cooperativa), que estará participada únicamente por la francesa SNCF y la belga SNCB y que no contará con Deutsche Bahn en su accionariado.

La empresa pública ferroviaria Deutsche Bahn continúa con su frenético programa de expansión en los mercados de transporte de viajeros que han sido liberalizados, mientras defiende su posición de monopolio en Alemania. El último bocado en este banquete, que parece no tener fin, ha sido el negocio de autobús de Veolia Transdev en República Checa, Eslovaquia, Polonia, Eslovenia, Serbia y Croacia.

El Gobierno de España esbozó el pasado viernes el diseño que ha preparado para los servicios de transporte ferroviario de viajeros en régimen de competencia, que se corresponden en lo esencial con el mapa actual de rutas de alta velocidad, y que prevé limitar el número de competidores para cada línea y el reparto de los escasos "títulos habilitantes" mediante un concurso público en el que Renfe ni siquiera tendrá que participar para ganar.

La Comisión Europea presentó esta semana su propuesta final del cuarto paquete ferroviario, un conjunto de modificaciones legislativas encaminadas a profundizar en la creación del área ferroviaria europea única (SERA en sus siglas en inglés) y que tiene como principal objetivo lograr que los mastodontes públicos que aún no han separado la gestión de las infraestructuras y la prestación de servicios de transporte ferroviario, especialmente Deutsche Bahn y SNCF, den su brazo a torcer.

Página 1 de 3
Copyright 2011. Joomla 1.7 templates. 2003-2012 - Fernando Puente