Usted está aquí:noticias·convencional·OHL se empantana en el Marmaray, la línea ferroviaria que conecta Asia con Europa

Jueves, 23 Abril 2015 19:13

OHL se empantana en el Marmaray, la línea ferroviaria que conecta Asia con Europa

Escrito por 
Los retrasos provocados por OHL hacen que sólo 14 de los 77 km de la línea estén en servicio Los retrasos provocados por OHL hacen que sólo 14 de los 77 km de la línea estén en servicio Shankar S. en Flickr. cc-by

El Marmaray, el flamante proyecto para enlazar entre sí las dos orillas del estrecho del Bósforo (Estambul) con una nueva línea ferroviaria, se encuentra paralizado desde hace seis meses después de que la constructora española OHL decidiese, a mitad del trabajo, reclamar más dinero del que debía recibir conforme al contrato adjudicado en su día por las autoridades turcas.

A finales del pasado mes de octubre, diversos medios del país se hacían eco de lo que era casi un secreto a voces: la constructora española había detenido los trabajos porque consideraba que el importe por el que se adjudicó el contrato, junto con la también española Dimetronic (hoy parte de Siemens), era insuficiente para realizar las obras.

A cambio de 933 millones de euros, el consorcio se había comprometido en noviembre de 2011 a renovar la línea de doble vía ya existente en superficie a lo largo de 63 kilómetros (y a ambos lados del Bósforo), añadiendo además una tercera vía para incrementar la capacidad total del corredor ferroviario.

También aceptaba el encargo para renovar o construir 37 estaciones en superficie, otras tres subterráneas, crear sendos centros de control, depósitos para estacionar y mantener los trenes, además de tender la electrificación y de implantar los sistemas de señalización oportunos en todo el corredor, incluyendo los 14 km de túneles construidos.

Alstom rechazó antes ese mismo contrato

Se da la circunstancia de que OHL-Dimetronic recibió el encargo en el Marmaray cuatro años después de que otro consorcio, liderado por Alstom, se lo adjudicase primero. La firma francesa decidió dar marcha atrás y renunciar al contrato poco después, aduciendo que el importe presupuestado por las autoridades turcas era a todas luces insuficiente para terminar el trabajo.

OHL no le vió sin embargo pegas, y se puso manos a la obra para equipar el tramo en túnel que conecta Europa con Asia (construido por un consorcio de origen japonés), además de realizar las mencionadas obras en superficie.

Pese a diversos problemas iniciales con las instalaciones -de los que fueron especialmente notorios los relativos al suministro eléctrico-, el enlace subterráneo funciona desde 2013 transportando a decenas de miles de viajeros cada día, pero lo hace a medio gas, puesto que se limita a conectar las dos orillas, y le faltan aún los 63 kilómetros que son responsabilidad de OHL.

Esos kilómetros son imprescindibles para que Marmaray funcione, y de hecho los trenes de cercanías que se compraron para operar la línea en toda su longitud están ya fabricados y entregados, aunque la mayoría se acumula en los depósitos de material rodante, a falta de vías sobre las que circular.

El tramo en el que la española ha detenido sus trabajos es además estratégico a nivel nacional, porque es necesario para que los trenes de alta velocidad de la red turca puedan entrar hasta el corazón de Estambul. En la actualidad, y a la espera de lo que decida OHL, los trenes procedentes del resto del país se quedan en la localidad de Gebze, situada a unos de 45 kilómetros de distancia de la ciudad, lo que les resta parte de atractivo para los usuarios.

OHL podría salir del proyecto

La confrontación entre la empresa española y las autoridades turcas no sólo se ha traducido en la ralentización prácticamente total de las obras, sino que ha abierto una larga negociación entre partes que aún no parece haberse sustanciado. Según fuentes consultadas, la cantidad adicional que reclama la española podría estar en torno a los 400 millones de euros, un 42% más del precio de adjudicación.

Tal como informaba a finales del mes pasado el portal especializado en adjudicaciones Teba News, el gobierno turco ha elevado al máximo órgano de arbitraje nacional la cuestión de los sobrecostes relativos al equipamiento de la sección en túnel, que expertos con experiencia en el proyecto consultados por elEconomista.es atribuyen fundamentalmente a errores de cálculo y de planificación cometidos por OHL.

La empresa española, que ha declinado pronunciarse sobre el asunto, podría haber encontrado entre tanto una solución parcial para las obras pendientes (los 63 km en superficie), que pasaría por subcontratar las obras con una constructora próxima al gobierno de Ankara, lo que le permitiría deshacerse de la responsabilidad contraída en 2011 y retirarse del proyecto.

Las dificultades de OHL con este proyecto no son las únicas de un contrato de la firma en Oriente Medio. El denominado 'AVE de los peregrinos' en Arabia Saudí, adjudicado a un conglomerado de empresas públicas y privadas españolas, está sufriendo retrasos en la construcción que se han atribuido en varias ocasiones a OHL, y que en diciembre del año pasado provocaron una disputa abierta entre esta firma y la también española Copasa.

Copyright 2011. Joomla 1.7 templates. 2003-2015 - Fernando Puente