Usted está aquí:noticias·convencional·La empresa pública de ferrocarriles de Países Bajos operará todas las líneas de Escocia

Lunes, 13 Octubre 2014 10:06

La empresa pública de ferrocarriles de Países Bajos operará todas las líneas de Escocia

Escrito por 
Un tren de ScotRail, todavía con los colores de Firstgroup, cruza el puente sobre el fiordo de Forth Un tren de ScotRail, todavía con los colores de Firstgroup, cruza el puente sobre el fiordo de Forth Ross G. Strachan en Flickr. cc-by-nc-nd

Nuevo capítulo de la extraña situación provocada por la liberalización del ferrocarril en Reino Unido. ScotRail, la marca bajo la que el ejecutivo británico engloba a todos los servicios ferroviarios prestados dentro de las fronteras de Escocia, y cuya operación se adjudica en concesión al mejor postor, ha terminado en manos de los ferrocarriles de Países Bajos.

La ganadora de la adjudicación, la empresa pública Nederlandse Spoorwegen, se hará cargo a partir de abril y a través de su filial Abellio de las 347 estaciones y de los 5.000 empleados que actualmente estaban bajo la tutela de FirstGroup.

El contrato de concesión tiene una duración preliminar de diez años, aunque podría acortarse a siete si así lo decidiese (en 2020) el gobierno escocés, que es la autoridad competente para adjudicar este paquete de líneas. El modelo escocés, que no debe vincularse en ningún caso al proceso independentista recientemente fallido, es una excepción dentro del sistema británico, donde es el ejecutivo nacional quien decide a qué empresa debe premiarse con estos contratos que garantizan la operación de una ruta en exclusiva.

Como es habitual, esta concesión impone una serie de condiciones que la adjudicataria debe cumplir, relacionadas sobre todo con la calidad del servicio básico (esencialmente: puntualidad y número de frecuencias), pero también incluye requisitos mejorados, como dotar de conectividad WiFi gratuita a todas las rutas de aquí a diciembre de 2018, proporcionar un servicio de alquiler de bicicletas “al estilo holandés” en diez estaciones seleccionadas,  y crear hasta ocho servicios que atraigan a turistas a las rutas más paisajísticas, utilizando para ello incluso tracción a vapor y material rodante de época.

La lista de obligaciones para Nederlandse Spoorwegen incluye la puesta en servicio de 70 nuevos trenes eléctricos fabricados por Hitachi (con nombre comercial AT200, y aún sin identificador al tratarse de modelos de nuevo diseño), que irán destinados a la línea que une los dos principales centros urbanos de Escocia (Glasgow y Edimburgo) y que está siendo objeto de un programa de mejoras en la infraestructura que incluye su electrificación. La constructora japonesa estima que estas nuevas unidades estarán disponibles a finales de 2017.

Los ferrocarriles neerlandeses se harán además con 27 unidades del HST, todo un veterano del sistema ferroviario británico que ya supera los cuarenta años de vida, y que serán sometidas a una nueva reforma de interiorismo. En la actualidad estos trenes forman parte de la flota de la empresa nacionalizada (y próximamente privatizada de nuevo) que opera la concesión en la East Coast Line, entre Londres y la ciudad escocesa de Inverness.

Abellio utilizará sin complejos estos trenes, que ruedan por las vías británicas desde finales de los años 70 y principios de los 80 y durante muchos años fueron los más rápidos de su red, para mejorar los tiempos de viaje en muchas de las rutas escocesas, la mayoría de ellas sin electrificar.

Tras vencer sobre First, Nederlandse Spoorwegen ha anunciado además que en abril trasladará a Glasgow la sede de su filial Abellio, situada hasta ahora en Londres. La empresa pública neerlandesa opera además la concesión Greater Anglia en solitario desde 2012, y las concesiones bautizadas como Mersey Rail y Northern Rail desde hace más de diez años en consorcio con Serco, una privada británica especializada en servicios a administraciones públicas

Una vez comience a operar en Escocia, su cuota de mercado en número de viajeros rozará el 10%, y superará el 13% en términos de viajeros-kilómetros, lo que reforzará aún más la paradoja básica del sistema ferroviario británico, en el que tras la privatización y tras la inyección de decenas de miles de millones de libras en la red, cuatro de cada diez viajes siguen siendo prestados por el sector público, aunque sea el de otros países como Francia o Alemania.

 

Copyright 2011. Joomla 1.7 templates. 2003-2015 - Fernando Puente