Usted está aquí:noticias·alta velocidad·Turquía completa el tramo principal de su red de alta velocidad, entre Ankara y Estambul

Martes, 12 Agosto 2014 11:25

Turquía completa el tramo principal de su red de alta velocidad, entre Ankara y Estambul

Escrito por 
Uno de los 12 trenes de alta velocidad de la operadora estatal turca, fabricado por CAF Uno de los 12 trenes de alta velocidad de la operadora estatal turca, fabricado por CAF TCDD

La red de alta velocidad de Turquía ha comenzado a tomar forma este verano, tras la apertura de una nueva sección que permite conectar, al fín, sus dos ciudades más importantes: Ankara y Estambul. La nueva sección, de doble vía de ancho internacional y electrificada a 25 kV CA, fue inaugurada el 25 de julio justo a tiempo para las elecciones presidenciales del 10 de agosto, con trenes de la fabricante CAF.

Con 245 km, el nuevo tramo representa más o menos la mitad occidental de un eje este-oeste que tiene una longitud total de 533 km y que está dividido de forma aproximada en su punto intermedio por la ciudad de Eskişehir. La sección oriental entre Ankara y Eskişehir fue puesta en servicio hace ya más de cinco años, en octubre de 2009.

En un capítulo más de la prudencia a la hora de gastar que viene caracterizando al plan turco para el despliegue de la alta velocidad, la nueva sección se queda en realidad en la estación de cercanías de Pendik, a  las puertas de la ciudad transcontinental.

Si el proyecto no ha avanzado más es porque los trenes de alta velocidad dependen a partir de ese punto de la conclusión de los trabajos de Marmaray (palabra compuesta a partir de Mármara y raíl, en turco), el ambicioso proyecto para la creación de un enlace ferroviario bajo el mar del mismo nombre y que supondrá la creación de nuevos servicios de cercanías intercontinentales. Una vez que esos trabajos concluyan (se prevé que sea el próximo año), los trenes de alta velocidad podrán pasar bajo el agua, al otro lado de la ciudad.

Se trata así de una apertura sin demasiado relumbrón, y no sólo porque los viajeros que llegan o salen de Estambul deban apearse a 25 kilómetros del centro -en cuanto las obras lo permitan llegarán a la terminal asiática de Haydarpasa-, sino porque además la operadora estatal TCDD debe luchar por ganarse de nuevo la confianza de los viajeros.

Tal como informa International Railway Journal, los servicios ferroviarios en la antigua línea entre Eskişehir y Estambul fueron suspendidos durante la construcción de la nueva alineación de alta velocidad, que en buena parte de su recorrido salta una y otra vez sobre el antiguo corredor. En términos comerciales, eso significa que el servicio de transporte parte casi de cero para hacer frente a la carretera, su principal competidor.

Al menos de momento, el tiempo de trayecto ha sido establecido en 3h40’ para seis servicios por sentido y día, pero el tiempo se reducirá a 3 horas y la frecuencia aumentará en cuanto entre en servicio la sección de Marmaray actualmente en obras. El objetivo de la operadora pública es transportar a 7,5 millones de viajeros al año y hacerse con una cuota de mercado cercana al 80%.

La flota de trenes de alta velocidad de TCDD está actualmente compuesta en su totalidad por sólo 12 trenes fabricados por CAF y derivados de la serie 120 del parque de Renfe, que tienen una velocidad máxima es de 250 km/h. Aunque a diferencia de éstos, su formación es de seis coches (en lugar de cuatro), lo que permite transportar a 419 viajeros por trayecto.

Para hacer frente a la previsible expansión en la demanda del servicio, la operadora turca ha encargado ya siete trenes de la familia Velaro a Siemens, todos ellos con una velocidad máxima de 300 km/h. Los nuevos trenes tendrán cabida para 516 personas en los 200 metros por rama que imponen las normas de interoperabilidad europeas, y una potencia de 8 kW. Todos ellos serán operados por la filial de alta velocidad de TCDD, Yüksek Hızlı Tren.

Una red en expansión

El presupuesto total de la puesta en marcha de la línea de alta velocidad Ankara-Estambul se calcula en unos 8.800 millones de liras turcas, equivalentes a unos 3.050 millones de euros, de los cuales prácticamente tres cuartas partes han ido destinadas a la mitad occidental de la línea, mucho más accidentada y que de hecho cuenta con 33 viaductos y 39 túneles.

La red turca de alta velocidad alcanza también la ciudad de Konya, al sur de Eskişehir. El gobierno del país ha comenzado además a extenderla hacia el este de la península de Anatolia, con el objetivo de crear un tronco longitudinal que conecte Estambul con Sivas y Ezincan y que en el futuro podría extenderse incluso más al oeste, hasta servir de puerta de entrada a las repúblicas caucásicas de Georgia, Armenia y Azerbaiyán.

TCDD construye además en la actualidad una tercera rama al oeste de la citada península, que conectará Estambul con Bursa, y una cuarta para dar acceso directo a Izmir, en el mar Egeo, desde Ankara.

 

Copyright 2011. Joomla 1.7 templates. 2003-2015 - Fernando Puente