Usted está aquí:noticias·alta velocidad·California desbloquea el acceso de la línea de alta velocidad a la ciudad de San Francisco

Miércoles, 03 Abril 2013 12:57

California desbloquea el acceso de la línea de alta velocidad a la ciudad de San Francisco

Escrito por 
Una idea brillante: usar fondos de la alta velocidad para mejorar la red convencional Una idea brillante: usar fondos de la alta velocidad para mejorar la red convencional Lucius Kwok en Flickr. cc-by-sa

El plan para crear un corredor de alta velocidad ferroviaria Los Ángeles-San Francisco recibió a finales de marzo un fuerte impulso en California (EEUU), con la firma de sendos acuerdos por los que se destinarán fondos estatales a mejorar la línea convencional en su extremo norte (en lugar de tender nuevas vías) y se emitirá deuda para financiar las primeras obras de construcción de la plataforma en la sección central. En Washington DC el equivalente estadounidense al Tribunal de Cuentas dio además su visto bueno al plan de negocio del proyecto, lo que facilitará su financiación.

Tal y como se recogía en la última versión de ese plan, presentado en 2012 y desarrollado por la agencia estatal responsable del proyecto, la California High Speed Rail Authority (CHSRA), la entrada y salida de los trenes de alta velocidad en el área metropolitana de San Francisco se realizará utilizando la línea convencional de cercanías ya existente. 

El objetivo de este enfoque mixto no era tanto anticipar el despliegue de los servicios de viajeros con trenes de alta velocidad en todo el corredor como recortar costes y, sobre todo, asegurar el apoyo político de las entidades territoriales de la península de San Francisco y de Silicon Valley (valle de Santa Clara) al corredor estatal, con el objetivo de lanzar los primeros servicios en torno a 2025-2029.

La CHSRA proponía en ese nuevo documento destinar parte de los fondos reservados para la alta velocidad a un proyecto, ya existente pero que aún no contaba con financiación, consistente en mejorar el sistema público de cercanías Caltrain, gestionado íntegramente por los condados de San Francisco, San Mateo y Santa Clara (condado este último en el que se asienta la ciudad de San José), electrificándolo y dotándole de un sistema de control de trenes conforme al nuevo estándar estadounidense PTC (Positive Train Control).

Ahora, justo cuando se cumple un año de la publicación del plan de negocio revisado, tanto la autoridad californiana como los miembros de Caltrain han formalizado un acuerdo por el que la segunda consigue los fondos necesarios para cumplir con una aspiración de largo tiempo, y CHSRA se hace con un acceso directo a San Francisco, solucionando de un plumazo uno de sus mayores obstáculos (tras superar las zancadas judiciales relacionadas con las expropiaciones de terrenos en su tramo central): cómo penetrar en las dos áreas metropolitanas que conectará el corredor de alta velocidad.

Conforme al acuerdo, el estado pondrá 706 millones de dólares del fondo que los votantes autorizaron constituir en 2008, mientras que el resto de la financiación hasta completar los 1.500 millones que costará el programa de modernización se obtendrán de una combinación de fuentes públicas que van desde el ámbito local hasta la Agencia Federal de Transporte Público (FTA en sus siglas en inglés).

 Caltrain, primera operadora en sortear la anticuada normativa sobre material rodante

La mayor parte de ese dinero -unos 1.225 millones de dólares- irá destinado a la electrificación a 25kV 50HZ AC del corredor de Caltrain entre su terminal actual en San Francisco y la estación de Tamien, al sur de San José, una doble vía de poco más de 80 kilómetros de longitud así como a adquirir nuevo material rodante de tracción eléctrica que, además, será el primero de todo Estados Unidos que no cumplirá con el estándar frente a choques vigente en ese país para vehículos que compartan rutas con servicios de mercancías.

Caltrain obtuvo para ello una autorización especial de la Agencia Ferroviaria Federal (FRA), tras demostrar con simulaciones que la anticuada normativa estadounidense, que prácticamente hace equivaler masa con seguridad, no proporciona mejores resultados frente a colisiones que los estándares de la Organización Internacional de Ferrocarriles (UIC). El material diésel-eléctrico actual, operado en régimen push-pull, será conservado para los servicios al sur de Tamien (punto de enlace con la nueva plataforma de alta velocidad), donde la línea convencional no será electrificada por el momento.

Caltrain ha iniciado ya la fase de diseño de la electrificación y está ultimando los trámites relativos a su impacto ambiental, por lo que espera que esté lista en 2019. El plan de modernización financiado conjuntamente incluye, además del tendido eléctrico, el material rodante y las subestaciones para alimentarlo, dotar a toda la longitud de la línea de Caltrain de un sistema de control de trenes basado en comunicaciones que cumpla con el estándar de interoperabilidad PTC (auspiciado por la FRA).

Todas estas mejoras, que incluyen además la construcción de dos nuevas vías para uso exclusivo de trenes de alta velocidad en apenas ocho kilómetros al norte de Tamien, permitirán reducir sus costes operativos a Caltrain (algo crucial, puesto que no cuenta con una fuente fija de financiación), y duplicarán la capacidad de la línea para dar cabida a más servicios, hasta un total de diez trenes por hora y sentido: seis de cercanías y dos de alta velocidad. El estudio de Caltrain identifica además la posibilidad de convertir la plataforma a cuatro vías en hasta que si se duplicase la plataforma hasta 45 km, lo que permitiría elevar la capacidad total hasta 12 trenes por hora, cuatro de ellos de alta velocidad.

 Espaldarazo de Washington

El acuerdo para mejorar la línea al sur de San Francisco es, pese a su importancia, sólo un paso más en la construcción de la línea de alta velocidad que conecte la ciudad de los tranvías con Los Ángeles, y en ese sentido la CHSRA autorizó también el pasado mes la emisión de hasta 8.600 millones de dólares en deuda que destinará a las primeras obras en el tramo central, cuya construcción se prevé que comience el próximo verano.

Con el objetivo de blindarse legalmente ante los beligerantes grupos de presión que han intentado anteriormente que el proyecto descarrile, la CHSRA presentó la pasada semana una estrafalaria demanda titulada "High-Speed Rail Authority v. All Persons Interested" que literalmente va dirigida contra cualquier posible interesado en impugnar judicialmente la emisión de deuda.

Sólo dos días después el proyecto recibía además otro espaldarazo, esta vez político y prácticamente definitivo, con el visto bueno del equivalente estadounidense al tribunal de cuentas (la Government Accountability Office, que depende del Congreso de los EEUU) al plan de negocio revisado de la CHSRA.

La GAO da expresamente su plácet a las estimaciones realizadas por la CHSRA en cuanto a número de viajeros e ingresos asociados y tras examinar detenidamente todo el plan sólo señala que las previsiones de costes son suficientemente precisas, aunque deberían detallarse aún más, y no encuentra ni una sola recomendación formal que hacer.

 

Medios

Presentación pública del proyecto de electrificación de Caltrain smctd (youtube)
Copyright 2011. Joomla 1.7 templates. 2003-2015 - Fernando Puente