Usted está aquí:noticias·alta velocidad·El gobierno de Estados Unidos nacionaliza 217 kilómetros de vía de Norfolk Southern

Miércoles, 12 Diciembre 2012 08:53

El gobierno de Estados Unidos nacionaliza 217 kilómetros de vía de Norfolk Southern

Escrito por 
Mapa del corredor de alta velocidad Chicago-Detroit. La sección Porter-Kalamazoo ya era propiedad de Amtrak Mapa del corredor de alta velocidad Chicago-Detroit. La sección Porter-Kalamazoo ya era propiedad de Amtrak

El estado de Michigan (EEUU) y la Agencia Federal de Ferrocarriles de ese país formalizaron esta semana la compra a la operadora de cargas Norfolk Southern de una sección de 217 km (135 millas) de vía con la que se completa la nacionalización de la práctica totalidad del corredor ferroviario entre Chicago y Detroit.

La venta de la sección, que conecta Kalamazoo con Dearborn, última estación antes de penetrar en la madeja de vías que atraviesa Detroit y conecta en última instancia con Canadá, permitirá a Norfolk Southern (NS) ingresar 140 millones de dólares sin perder capacidad, puesto que la privada se ha garantizado en el acuerdo los surcos necesarios para seguir lanzando sobre ella sus trenes de mercancías.

La transferencia, que se financiará mediante fondos de la citada agencia federal (la FRA, que aporta 102,5 millones de dólares) y del estado de Michigan (37,5 millones de dólares), remata el acuerdo preliminar a tres bandas alcanzado hace ya más de un año, y no será completamente efectiva hasta la próxima primavera.

Una vez la línea esté en manos públicas, la operadora federal de transporte ferroviario de viajeros Amtrak podrá ponerse manos a la obra sobre el terreno y extender a la sección entre Kalamazoo y Dearborn el programa de mejora de la infraestructura que ya había aplicado en el tramo de 97 millas (156 km) entre Porter (Indiana, al sur de Chicago) y Kalamazoo, y que es el segundo segmento de vía más largo de los pocos que son propiedad de la empresa pública, por detrás sólo de su buque insignia: el corredor noreste.

Ese programa supone la renovación de la superestructura (que seguirá no obstante sin estar electrificada) y el despliegue del sistema de control de trenes ITCS (Incremental Train Control System) que, entre otras funciones permite prescindir de los circuitos de vía, transmitir a cabina el estado de las señales (ya sean éstas físicas o virtuales) así como enviar una orden remota de cierre o apertura de un paso a nivel mediante una señal de radio.

El estado de Michigan, que cuenta con una subvención de 196,5 millones de dólares adicionales de la FRA para este propósito, tiene como objetivo elevar la velocidad máxima en el 80% del corredor hasta las 110 millas por hora (177 km/h), y estima así que la mejora de la línea entre Porter y Dearborn permitirá, una vez se completen las obras entre Kalamazoo y Dearborn, recortar en 30 minutos el tiempo de viaje entre Detroit y Chicago, hasta el umbral de las cinco horas.

Esta actuación no sólo reafirmará el papel de la línea como el segundo corredor de alta velocidad de la operadora pública federal, sino que además reforzará el papel de Chicago como un renacido nudo ferroviario que aglutina los servicios de viajeros del medio oeste americano, puesto que de esta ciudad parten varias de las líneas incluidas en el programa federal de alta velocidad ferroviaria como, entre otras, la línea Chicago-St. Louis (Missouri).

 

Copyright 2011. Joomla 1.7 templates. 2003-2015 - Fernando Puente